Jornadas sobre “Acoso escolar, violencia infantil y valores”

Cualquier sociedad que aspire al progreso, debe tener presente la preparación y formación de sus ciudadanos. Uno de los cambios más importantes a destacar para conseguir dichos objetivos es el de la convivencia, en la que deben imperar valores que favorezcan de tales fines, que son el respeto, la tolerancia, la empatía, las actitudes cívicas, la asertividad y la honestidad, entre otros. Estas habilidades y valores resultan sumamente necesarios para que en el ambiente escolar sea favorecedor en la adquisición de aprendizajes.

Esta estrategia como medida impulsora de la mejora de la convivencia escolar y la sensibilización de los padres, les permitirá implicarse en la educación de sus hijos en un clima que propicie el desarrollo integral de los mismos.

Para entender como hemos llegado a la situación actual de crisis social, política, económica y de valores tendríamos que remontarnos muchos años atrás para comprender que poco a poco, con paso corto pero decidido, han ido inoculando en nuestra sociedad de un relativismo, de la pérdida paulatina de valores y de un “todo vale” cada vez mayor que nos ha conducido o nos hemos dejado llevar a un relativismo moral que envuelto en la crisis económica, política y social en la que estamos inmersos los últimos diez años, ha impedido reflexionar sobre la que entendemos que es la madre de todas las crisis: la persona. Y posiblemente tengamos que detenernos a pensar que es en el corazón y en la conciencia del hombre donde se guardan todas las cosas. No se trata pues de recuperar derechos y elaborar leyes sino de recuperar valores, sobre todo valores humanos: la honradez, la humildad, el respeto la sinceridad, la lealtad, la justicia, la coherencia, la libertad…

Hoy por hoy, visto el panorama nacional e internacional, no hay razones para callarse, pararse o enclaustrarse en uno mismo, como si nada tuviéramos que ver con el yo de los demás.

Lo que el hombre necesita es recuperar el patrimonio moral y espiritual que tuvo. Para ello, empecemos por nuestros hijos y nietos.

Las Jornadas sobre ACOSO ESCOLAR, VIOLENCIA INFANTIL Y VALORES que hoy presentamos constituyen la primera actividad de la ESCUELA DE PADRES del Grupo de Estudios de Actualidad creada al efecto de ayudar a las familias murcianas, en la adquisición de las competencias y herramientas necesarias para hacer frente a los retos planteados y recuperar los valores del hombre como pilar de las relaciones interpersonales y sociales, y de la relación entre unos y otros pueblos.

Juan Miguel Molina